En un momento en que el país necesita disponer de sus mejores armas para reaccionar y sacar las castañas del fuego, con las prejubilaciones la banca está vaciando sus oficinas y SSCC de talento. Todos esos empleados que llevaban en su mayoría más de 30 o 40 años; en algunos casos aprendiendo el oficio, formándose, y al lado de los clientes. En definitiva, los mejores, asesorando y ayudando a hacer crecer sus inversiones y de los menos valorados por las entidades, ayudándolos a sobrevivir en un entorno financiero cada vez más hostil.

 

Resulta que esos empleados han resultado prescindibles, sobre todo por la visión cortoplacista de las entidades financieras actuales con unos cuadros directivos cada vez de más bajo nivel. Solo piensan en presentar a sus respectivos consejos de administración resultados del último período observado sin ninguna estrategia a largo plazo. Recordemos sin ir más lejos, los últimos movimientos de intentos de fusión entre entidades, llevan al traste compromisos adquiridos hacia como mucho dos trimestres entre entidades aseguradoras rivales.

 

Las prejubilaciones en la banca, los ERE y ajustes de más de 1.000 empleados

ERES prejubilaciones banca

 

¿Cuál es el resultado? clientes abandonados, insatisfechos y perdidos en búsqueda de acompañamiento para sus necesidades financieras.

Esa es una política que va a llevar a nuestros bancos a un mal final; no se están dando cuenta que su entorno está cambiando. Las necesidades de sus clientes ya no son las mismas y que adiestrar -que no formar- sus redes en la distribución de productos, aunque lo quieran disfrazar de asesoramiento, no es la mejor solución. Entre otras cosas porque como pasa con los niños, los empleados están viendo cómo tratan las entidades a sus mayores y que no vale la pena esforzarse al máximo para ser mejores profesionales. Sus esfuerzos no tendrán recompensa a largo plazo puesto que pueden entrar en cualquier ERE que se le ocurra a su director general para resolver los resultados del último ejercicio que no han sabido resolver haciendo banca.

 

 

La crisis de la banca a niveles estatales

Esto conlleva a su vez un empobrecimiento del país. Dichos empleados nutrían a la clase media de capacidad de gasto y por tanto contribuían a la Sociedad del bienestar. Desde finales del 2008 y hasta finales de 2019 la banca ha perdido aproximadamente 100.000 puestos de trabajo, con prejubilaciones a los 55 años (40% de la plantilla global) y unos ingresos medios de 3.000€ aproximadamente, los cuales han ido perdiendo poder adquisitivo. Y como base de la sociedad del consumo, queda un Estado con menos recaudación pero, eso sí, la banca ha mejorado sus cuentas de resultados; han podido destinar ese dinero ahorrado a repartir dividendos y esas cotizaciones que tanto preocupan al IBEX han ido manteniendo al índice en niveles aceptables.

 

Atrás quedan esas épocas en que la banca ganaba dinero ayudando a las empresas a generar puestos de trabajo, con los que reactivar la economía, las recaudaciones de impuestos, incrementar la recaudación de la Seguridad Social y por tanto sus reservas. Ahora con las plantillas que les quedan solo les da para vender teléfonos y vajillas. Así, luego no salen las cuentas, pero tranquilos, llegado el momento en que la cosa se ponga muy mal el gobierno de turno les rescatará, al fin y al cabo ellos no son ni PYMES ni autónomos.

Quim Altés

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro personal de Soporte se encuentra en plena disposición para ayudarte en tiempo real!
👋 Tienes alguna consulta?